(+57) (8) 2 616882
(+57) 317 410 5229
Inicio / Uncategorized / El caleidoscopio de las hermanas Ramírez en Saldaña
El caleidoscopio de las hermanas Ramírez en Saldaña

Noviembre de 2015

Las gemelas Ramírez nos enseñaron que la vida es como un caleidoscopio, cada quien ve el color que quiere de acuerdo al momento y la realidad. Con 15 años de edad Martha y Yamile veían la vida de manera diferente. La primera, aplomada, buscando siempre estudiar. La segunda disfrutando de manera responsable pero no con el mismo ahínco que su hermana.

Don Pedro, su padre, cuando llegó al colegio en la vereda Papagalá y se enteró del trabajo a realizar en la institución donde sus dos hijas habían sido seleccionadas, al principio no estaba de acuerdo. Don Pedro bordea los 72 años y su piel ya curtida por los años decía que no necesitaban del proceso de inmersión que ofrecía el colegio. Al final firmó el consentimiento informado.

En otro de sus apartes de la entrevista que tuvimos con él, indicó que sus hijos del primer matrimonio están todos bien y que esas cosas no son tan buenas como las pintamos. Al finalizar el curso, don Pedro llegó con sus dos hijas al salón, terminada el acto de entrevistas con sus hijas, dio las gracias por el aporte que les habíamos hecho para sus vidas.

Era mediados de 2015 y la alcaldía de esa población solo quería que sus estudiantes tuvieran una oportunidad diferente, un cuento que le permitiera cambiar vidas, como ocurrió con 32 estudiantes de las instituciones educativas de la vereda Papagala y en el casco urbano.

El municipio tiene un área de 193km2, de los cuales sólo el 0,52%, corresponde al área urbana y el 99,48% al sector rural. Está conformado por 10 barrios y la zona rural la integran 14 veredas y 1 centro poblado, de allí la importancia del trabajo realizado el Papagala, donde sus directivas estuvieron de manera permanente acompañando el proceso con el equipo nuestro.

Dos años después por cosas de trabajo volvimos a recorrer Papagala y encontramos que las hermanas Ramírez seguían viendo cada una por una prima diferente, pero viviendo de manera responsable. Ya el SENA estaba en la institución educativa y se preparaban para continuar con su proyecto de vida, donde el ser mamás no estaba aun en la lente de la vida.

El apellido Ramírez no corresponde apellido real de estas dos hermanas.  La fotografía corresponde a la profesora de psicología Laura Torres en la clase proyecto de vida.